jueves, 10 de agosto de 2017

ESTE JUEVES......................RELOJ QUE MARCAS LAS HORAS




        Durante la calurosa tarde de agosto, tan solo tres personas habían entrado en la relojería más interesadas por el aire acondicionado que por los relojes, por eso, cuando vio entrar a la joven y dirigirse a la vitrina de los smartwatch, algo en su aletargado cuerpo se puso en tensión. Era una chica espectacular, con una negra melena espesa y larga que contrastaba con su piel excesivamente blanca, sus ojos de un helado azul índigo maquillados de un tono gris oscuro y unos labios sensuales y carnosos rojos como la sangre.
— ¿Quieres probarlo?—le dijo  acercándose a ella. Y casi sin esperar respuesta sacó el reloj de la vitrina y se lo mostró. Es el último modelo de Samsung y te dice  hasta lo que has desayuno por la mañana— dijo sonriendo y colocándoselo en la muñeca. Tocó la pantalla y todos los sensores e indicadores se encendieron excepto el del corazoncito rojo. Apagó y volvió a encender hasta tres veces, pero la leyenda: “no se detecta ningún tipo de latido” continuó apareciendo.
—Vaya, parece que no funciona muy bien, no detecta tu corazón—dijo. 
—Es que no tengo corazón—contestó ella con una gélida sonrisa que provocó en el dependiente una sonora carcajada de puro nerviosismo.
    Después de aquella anécdota, se encontró con la chica  una noche, tras haber tomado unas cuantas copas que le dieron el valor suficiente para dirigirse a ella. Incomprensiblemente a los diez minutos empezaron a besarse y a los treinta ya estaban dirigiéndose a casa de la chica  que casualmente estaba al lado. Rebeca, que así se llamaba, le  parecía la criatura más misteriosa y cautivadora que había conocido en su vida y cayó totalmente desarmado en sus redes. Sus caricias le provocaron una  excitación hasta entonces desconocida y no le permitieron ver nada a su  alrededor que no fuera la blancura y las sensuales formas de su cuerpo. Fue al final, al caer a su lado en la cama totalmente exhausto, cuando, entre la penumbra reinante en la habitación, sus ojos se fijaron en la pared de enfrente para descubrir una estantería repleta de urnas transparentes que alojaban en su interior masas de carne sanguinolentas y palpitantes.
   Antes de que Rebeca le clavara el cuchillo en el pecho, al muchacho le dio tiempo a ver en la pantalla de su reloj inteligente que eran las 00:00 horas y un corazoncito rojo que palpitaba, aunque no sería por mucho tiempo, pensó.



   Puedes ver el resto de relatos AQUÍ
   
  

21 comentarios:

  1. Interesante a la ves despeluznante.

    ResponderEliminar
  2. Quise decir " a la vez que despeluznante"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Gracias Tracy, ya lo había entendido... aunque no sabía que se podía decir "despeluznante", yo siempre había oído "espeluznante". Todos los días se aprende algo.

      Eliminar
  3. Guauuu eso si que no me lo esperaba! El dato de no registrar el corazón alentaba sobre que algo poco natural se venia, jeje, pero no este final macabro... Pobre tipo! 😁 un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya sabes que yo soy muy macabra ja,ja...no podía dejar al tipo con corazón!

      Eliminar
  4. ¡Hola! Qué fuerte, eso por tomarse a broma lo de no tener corazón (?) Increíble final y el corazoncito, te deja una sensación extraña >.< me encantó.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además de no tener corazón era un poco rarita...
      Gracias Roxana!

      Eliminar
  5. En una ocasión me probé un reloj de esos y tampoco detectaba mi pulso,mis acompañantes me llamaron poco menos que muerta viviente, pero no me he comido a nadie de momento.
    Buen relato
    Nauthiz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este relato está inspirado en ese día ja,ja,ja. Te dije que algún día lo utilizaría...
      Gracias Nauthiz! Un beso

      Eliminar
  6. Hola Charo, después de un tiempo prolongado para mi, regreso contigo a los Jueves, y con nuevo blog (renovarse es vivir.... ;)
    https://lapiazzadellaluna.blogspot.com.uy/2017/08/los-jueves-un-relato-reloj-que-marcas.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues un gusto que hayas vuelto en mi convocatoria! Tú siempre en constante evolución, me encanta!
      Un beso

      Eliminar
  7. Se apuró blogger, a publicar. Te dejo besos y deseos de buena suerte!!!

    ResponderEliminar
  8. Ella le advirtió, y el que advierte no es traidor. Aunque suponer que le arrancaría el corazón porque ella no tenía no era una deducción lógica, pero b por lo menos debería saber que el reloj no estaba estropeado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era lógico no, pero a veces las cosas no lo son, por eso sorprenden tanto ja,ja.

      Eliminar
  9. El reloj y ella se lo avisaron pero quien podía haberse resistido a la atracción. Incluso de haber anticipado, habría elegido el riesgo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho Demiurgo, era imposible resistirse a su atracción y ella lo sabía, el pobre tipo estaba destinado a caer en sus redes desde el primer momento.

      Eliminar
  10. Vaya, la chica sin corazón le robó el corazón. Eso suele pasar más a menudo de lo que nos creemos. Aunque quizas no tan sangriento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, tienes razón Pikxi, ocurre muchas veces pero no de forma tan sangrienta!

      Eliminar
  11. Wohhhh!!! Buenisimo, a veces asumir un riesgo es perder la vida pero bueno....Besos.

    ResponderEliminar
  12. Hay tentaciones que ya vienen anunciando el peligro, en cada uno está el renunciar o seguir adelante. Muy buena la inspiración que bien podría ser una metáfora de lo que ocurre cuando a diario cuando la gente se enamora y pasado el tiempo se acaba y es como si te arrancaran el corazón.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Mmmmm con razón decía q no tenia corazón. ..coleccionar coleccionaba pero de poco le servía.
    Besos

    ResponderEliminar